Las situaciones cotidianas pueden revelarnos si nuestra audición está o no en perfecto estado.

En algunas ocasiones, la pérdida auditiva se manifiesta de manera paulatina, es decir, nos percatamos de ella hasta que es evidente, otras veces se presenta a causa de alguna malformación o un problema genético.

Por eso, es importante cuidar la salud auditiva y realizarse pruebas de audición para evitar que la sordera avance. Sin embargo, existen algunas pistas que revelan si algo en nuestros oídos no funcionan con normalidad:

  • Cuando resulta imposible seguir el hilo de una conversación.
  • Pitidos o zumbidos frecuentes.
  • Al momento que el sonido de la televisión o el celular es excesivo.
  • Dificultad para atender determinadas señales acústicas del día a día, por ejemplo: el timbre de la casa, el sonido del claxon, etc.

No existe una causa en específico por la cual se produce la pérdida auditiva, aunque la más común suele ser por el desgaste del órgano del oído como consecuencia del paso del tiempo como la presbiacusia, que afecta gran porcentaje de la población.

También, la pérdida auditiva se puede producir por factores externos como la exposición prolongada a una fuente de sonido excesivamente altos.

Independientemente, es importante atender las señales anteriormente mencionadas, en dado caso de presentarlas, es importante asistir a una consulta de valoración para conocer el estado actual de tu oído y saber cuál será la solución auditiva. En el Centro de Audición y Equilibrio estamos preparados para recuperar y preservar tu salud.