Un buen diagnóstico y una atención temprana, pueden ayudar a contrarrestar complicaciones en el sistema auditivo.

La prevención y la concienciación sobre la importancia de la salud auditiva, son factores fundamentales a la hora de evitar posibles problemas auditivos.

Es por eso que es recomendable revisar tus oídos anualmente para evitar patologías del oído así como una posible sordera. Sin embargo, no solamente debemos realizarla cuando somos adultos, debe darse por igual en los recién nacidos. Según datos de la OMS, cerca de 32 millones de niños en todo el mundo padecen algún tipo de discapacidad auditiva.

¿Cómo podemos prevenir la sordera en los bebés? 

Se puede identificar antes del primer año. Unas de las pruebas más realizadas son las otoemisiones acústicas (determina el buen funcionamiento del sistema auditivo del bebé) y el cribado neonatal auditivo (trasmisión de ondas sonoras a través del canal auditivo del recién nacido). Cabe destacar que también existen otras pruebas, como: adaptadores de sonidos para comprobar las reacciones y las respuestas de la cóclea, así como los sensores para obtener la respuesta eléctrica del oído y del propio cerebro ante los estímulos sonoros que recibe.

Es importante revisar tu salud auditiva y la de tu pequeño para descartar cualquier patología del oído, recuerda que en el Centro de Audición y Equilibrio de Monterrey, atendemos pacientes de todas las edades. Preserva tu salud, será un placer atenderte.