En algunas ocasiones escuchamos que el oído, la nariz y la garganta están conectados y que uno afecta al otro; específicamente cuando se trata de la sinusitis. Pero, ¿realmente es así? Aquí te lo decimos.

Comencemos por explicar que la sinusitis es la inflamación de los senos paranasales o también conocida como infección de senos nasales; es decir, los huequitos o espacios que tenemos en nuestra nariz por donde entra el aire a nuestro interior. 

Dicho condición o malestar puede presentarse de diferentes maneras y con una frecuencia variada de acuerdo a cada paciente. Por una parte, hay personas que la padecen constantemente, más de una vez al año; mientras que en otros pacientes puede ser algo únicamente ocasional.

Las causas pueden ser diversas y van desde un resfriado mal atendido o no tratado.

Dentro de los síntomas más comunes están la fiebre, el dolor de cabeza, la fatiga, la tos y la debilidad en el cuerpo, la congestión nasal y, principalmente, oídos tapados y dolor en estos.

Es así como una de las consecuencias de la sinusitis puede ser tinnitus o acúfenos; es decir, el malestar en el oído que comúnmente conocemos como zumbidos en los oídos.

Si presentas alguno de los síntomas mencionados o con frecuencia padeces de sinusitis o tinnitus, acude cuanto antes con un otorrino u otólogo, quien es el médico especialista en atender, diagnosticar y tratar lo relacionado con tu oído, nariz o garganta.

Leave a comment